El estilo conocido como brutalismo forjó la identidad visual entre oriente y occidente. Se lo puede apreciar en bloques residenciales, hoteles, centros cívicos y monumentos de hormigón.