Es un divorcio de un matrimonio -o, mejor, de una unión comercial más que civil- entre Marvel, Disney y Sony. ¿Habrá más películas del Hombre Araña?
Spider-Man, en su telaraña