Es una rara experiencia gastronómica en un lugar único. No hay carta. El cocinero sirve lo que quiere y conseguir lugar no es fácil.
Un cuento chino: el restorán que sólo acepta una reserva por día