Ante la llegada de la segunda ola, las PYMES Bragadenses se encuentran desprotegidas.

El sector de las PYME se encuentra totalmente desprotegido ante la llegada de la segunda ola debido a la débil situación en la que se encuentra.

El incipiente crecimiento que han experimentado en los últimos meses, parece verse interrumpido por las nuevas restricciones.

Aunque dicho sector se caracteriza por su tenacidad, en Bragado no se siente acompañado por la cámara que los nuclea. ( CUCI )

«Nos sentimos desprotegidos». «El CUCI no hace nada, Solo política». Fueron algunas de las frases expresadas por los comerciantes consultados.

Fuera de micrófono, esta situación es un secreto a voces y el descontento crece día a día.

Muchos desconocen las acciones que lleva adelante el Centro Unión Comercial de Bragado y dicen no sentirse representados.

El descontento data desde hace mucho tiempo y se disparó con la instalación de una «oleada» de supermarcados chinos en donde el CUCI no pudo satisfacer la demanda de los comerciantes locales. Tampoco pudo dar respuesta ante los reclamos de los comerciantes, respecto a la venta desleal que se produce durante la Fiesta del Caballo y que afecta a varios rubros.

Las apariciones públicas de los dirigentes del CUCI son escasas y tampoco hay comunicaciones oficiales que transparenten las acciones llevadas adelante para fomentar y proteger el Comercio y la Industria Local.

Esta situación llevo a que reconocidos emprendedores locales se desprendieran del organismo y bajo el nombre de Comerciantes Unidos peticionaran de forma directa, de cara a la sociedad y ante el intendente Vicente Gatica, recibiendo una respuesta satisfactoria para flexibilizar las actividades y extender el horario durante las restricciones del año pasado.