Horas antes del brutal crimen había sido citado por la Justicia para una audiencia el 17 de febrero. Su expareja lo describió como un “psicópata”.

| La 100 Bragado 909 mhzMartínez tiene 25 años y acumulaba denuncias por violencia de género.

Matías Ezequiel Martínez, el oficial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires acusado de matar a su exnovia, Úrsula Bahillo, de 18 años, tenía graves antecedentes y acumulaba denuncias por violencia de género.

Además, el hombre de 25 años estaba con licencia en la fuerza bonaerense desde principio de año por carpeta psiquiátrica. Pese a todo, la joven no contaba con protección, custodia ni botón antipánico.

Tan solo horas antes del brutal crimen cometido en la zona de Guido Spano, Martínez había sido citado por la justicia de Rojas para una audiencia que tendría lugar el 17 de febrero. Sería en el marco de la causa por “amenazas” que había iniciado Úrsula. Según relatan familiares y amigos de la joven, el oficial le pegaba desde hacía siete meses y la había amenazado de muerte en reiteradas oportunidades.

Entre las denuncias que el acusado acumulaba por violentar mujeres, aparece Belén Miranda, expareja que también denunció los ataques e incluso acompañó a Úrsula en su proceso para que se atreviera a contar lo que le estaba pasando. Por esta causa, tenía fecha de inicio de juicio oral para el 18 abril. Sin embargo, según detalló la joven, las acusaciones ante la justicia, fueron en total 16.

| La 100 Bragado 909 mhzUna expareja de Martínez lo calificó como «psicópata».

Entre el testimonio que Miranda brindó , indicó que el hombre es “un psicópata”. Mantuvieron una relación de un año, en 2017, pero que Martínez la hostigó durante tres. “Él le pegaba a su mamá y a sus hermanas y mantenía relaciones sexuales no consentidas con su abuela, que siempre lo cubría”, apuntó. En ese tiempo, según contó, fue víctima de “maltrato verbal y psicológico”.

“Después de viralizar mi historia, conocí a cuatro víctimas que no hicieron la denuncia y después a Úrsula, que sí denunció y también a la mamá de una nena discapacitada de Azul que él violó, en 2019″, relató. También indicó que intentó matarla a ella y a sus hijos con el arma reglamentaria.

Martínez formaba parte de la Policía de la Provincia. Desde la fuerza informaron que desde enero estaba con licencia psiquiátrica y en noviembre le habían sacado el arma. Desde el mismo mes se había ordenado su traslado a San Nicolás, en donde prestó servicio hasta último momento. Sin embargo, dentro de la fuerza reconocen que hubo un manejo erróneo en cuanto al agente. Además, no hubo ningún tipo de sanción.

Martínez quedó detenido este martes en sede policial a disposición de la Justicia, acusado de “homicidio calificado por violencia de género”.

El femicidio de Úrsula y protestas en la comisaría
Ursula Bahillo, de 18 años, fue asesinada apuñaladas el lunes por su expareja, el oficial de la Policía bonaerense que ya fue detenido. De acuerdo con los medios locales, Martínez hostigaba a la joven desde hace meses y finalmente, la atacó tras una fuerte discusión. El cuerpo fue hallado en la zona rural de Guido Spano.

Tras el crimen, según detalló el portal Hoy Rojas, el hombre habría intentado suicidarse con el mismo cuchillo, por lo que al detenerlo lo trasladaron al hospital Unzué. La Justicia le había impuesto una orden de restricción el 5 de febrero.

Por la noche, familiares y amigos de Úrsula realizaron una convocatoria frente a la comisaría municipal que contó con el acompañamiento de gran cantidad de vecinos y todo terminó con incidentes y represión. A la espera de que se presentaran autoridades, los manifestantes comenzaron a golpear las ventanas y romper vidrios y la reacción de la Policía fue con balas de goma.